viernes, 30 de diciembre de 2011

Excursión al Zoo


  Durante las vacaciones de Navidad los seminaristas hicimos su tradicional encuentro. Las circunstancias nos llevaron al zoo de Madrid. Allí podemos descubrir de una manera distinta la presencia de Dios en medio de nosotros. Porque la Creación, que se mostraba ante nuestros ojos en los animales, es signo por el que Dios revela también su poder.


Visita al Zoo de Madrid

  Tras esta visita recorrimos el centro de Madrid viendo los Belenes más emblemáticos. Este rasgo cultural sigue conservándose en nuestro país pero quizá en algunos hogares esté desapareciendo para dejar paso a elementos que desfiguran lo que la navidad celebra: la manifestación de Dios en medio de nosotros hecho hombre como nosotros. Hemos dicho que a través de lo creado Dios revela algo de sí mismo, pero la revelación de Dios en su Hijo, hecho hombre por nosotros, se nos da y comunica Él mismo. Por eso Dios mismo ha querido hacerlo de una manera completamente humana y así tengamos acceso seguro y claro a Él. Nosotros, los seminaristas, queremos anunciar esto: que la verdad resplandezca en nuestros corazones y también se siga expresando con los belenes que ponemos en nuestras casas, en los comercios, en las parroquias…

Visitando Belenes en Madrid


  El encuentro finalizó con una cena. Porque los mejores momentos son los que compartimos en la mesa.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cena de Navidad y velada


  El pasado miércoles 21 de diciembre, los seminaristas acogimos a los diferentes sacerdotes de nuestras parroquias donde estamos destinados de pastoral para compartir con ellos y con nuestro Obispo una cena y una posterior velada.

Bendición del Belén
  Como es costumbre, celebramos la Eucaristía en la capilla del seminario presidida por nuestro Obispo D. Juan Antonio y concelebrada con los formadores de los seminarios mayor y menor. En ella participamos los seminaristas y diáconos de ambos seminarios. Al concluir la celebración, nuestro Obispo bendijo el Belén preparado por los seminaristas mayores en nuestro salón del seminario.
  A continuación y con la presencia de los sacerdotes de las parroquias de pastoral que fueron llegando, tuvimos una cena todos juntos en el comedor del seminario.
  Una vez concluida la cena, todos los asistentes se dirigieron al salón del seminario, donde los seminaristas mayores habíamos preparado una pequeña fiesta de Navidad, como es costumbre todos los años. En esta ocasión la temática del evento estuvo enfocada con la pasada Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, en la que los sacerdotes estaban distribuidos por países participantes y cada país localizado en una zona del comedor que simulaba el aeródromo de Cuatro Vientos.
  Durante aproximadamente una hora se participó de diferentes pruebas hechas a los grupos de sacerdotes en las que los seminaristas participábamos, presentábamos y dirigíamos a todos los asistentes.
  La velada concluyó con la participación del seminario menor con un villancico popular y posteriormente con el canto de diferentes villancicos por parte de todos.
  En definitiva, una agradable noche en la que seminaristas y sacerdotes pudimos estar juntos celebrando la esperada venida del Salvador en la noche de Navidad.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Preparación del Belén


    Al igual que todos los años, los seminaristas, en las últimas semanas antes de Navidad, nos dispusimos a montar el Belén en nuestro salón.


  La preparación fue un tiempo de trabajo en común para hacer algo bello para el Señor, como es el Portal de Belén.
  Todos, formadores y seminaristas, echamos una mano en lo que pudimos y en lo que cada uno sabía hacer mejor. 


  El resultado fue sin duda exitoso, siendo un cuidado conjunto que invitaba a la oración y la meditación del misterio de la Encarnación del Verbo Divino.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Retiro mensual Diciembre


  El sábado 10 de Diciembre D. Luis Eduardo, coadjutor de la parroquia de Santiago Apóstol de Alcalá de Henares y Director Espiritual del Seminario Menor, nos predicó el retiro mensual de dicho mes.
  En ésta ocasión, las meditaciones se estructuraron en torno a dos grandes temas: la llamada de Dios y la continua conversión de nuestra vida.

D. Luis Eduardo predicando en la capilla
  En la primera parte recordamos las vocaciones de Abraham y de Pedro y su respuesta, un continuo sí al Señor. Además, nuestra actitud ha de ser de perenne acción de gracias por la altura y la grandeza del sacerdocio. En la medida en que nos vamos dejando, el Señor va haciendo maravillas a través de nosotros. Y es en esta presencia de Dios en nuestra vida en la que debemos estar siempre, jamás separándonos de la mesa de la Eucaristía, donde se actualizan las nupcias de Dios y su pueblo en la Cruz.
  En la segunda meditación, el tema fue, como hemos dicho, la continua conversión de nuestra vida. La primera comienza en la mente, quitando los esquemas que tenemos y cambiándolos por los de la fe, que el Señor va purificando en un incesante camino. El sufrimiento, el dolor y el pecado hemos de vivirlo como lo afrontó el Hijo de Dios en la Cruz, humillándose a sí mismo por amor al Padre y a los hombres.
  Terminamos pidiéndole a la Virgen María, Madre de Cristo sacerdote, que interceda por nosotros, que nos preparamos para el Orden.
  Desde el seminario le expresamos nuestra gratitud a D. Luis Eduardo por su tiempo y su predicación. 

jueves, 8 de diciembre de 2011

Celebración de la Inmaculada Concepción de María


  El pasado 8 de diciembre el Seminario Diocesano de María Inmaculada y los Santos Niños celebró su fiesta más importante, la de su patrona. La celebración se caracteriza por la celebración solemne de las Laudes y las Vísperas y un banquete fraterno con el obispo y los vicarios de nuestra Diócesis.

Capilla del Seminario
  Sin embargo, este año ha estado marcado por una novedad. Los seminaristas de tercero, cuarto y quinto han recibido el rito de admisión a sagradas órdenes de parte del Obispo en la Catedral Magistral. A la celebración, a la que estaba invitado todo fiel de nuestra Diócesis, siguió un pequeño ágape con los familiares de los seminaristas en el seminario con la compañía del Obispo y algunos sacerdotes.

  Es un gran gozo poder ir dando estos pequeños pasos hasta el ministerio que nos ayudan a tomar conciencia del inmenso don que Dios nos hace a nosotros y a la Iglesia especialmente. El seminario agradece a todos aquellos que han colaborado en este momento y a todos los que se han unido a nosotros mediante la oración el interés por el seminario de la Diócesis.


Rito de Admisión a Órdenes en la Catedral Migistral

  Y como no, gracias a María Inmaculada, nuestra madre, que con solicitud maternal nos cuida y da forma a nuestra vida para que sea esa tierra buena donde también germine la Palabra de Dios.
Foto de todos los seminaristas con el señor obispo, D. Juan Antonio