viernes, 22 de junio de 2012

Viaje de fin de curso a Salamanca


Como cada año, al finalizar el curso académico y en concreto el periodo de exámenes de junio, hemos tenido un viaje final de unos pocos días, en esta ocasión a la ciudad de Salamanca.
  Salimos desde el seminario el lunes 18 por la mañana, después de haber celebrado la Santa Misa, para dirigirnos primeramente a “las hoces del río Duratón”. En dicho sitio pudimos realizar piragüismo de una manera muy tranquila y sin incidentes, contemplando mientras remábamos la maravilla del paisaje.
  Finalizada la actividad que nos llevó prácticamente toda la mañana, y después de un merecido bocadillo, partimos para Salamanca, a la residencia universitaria de Carmelitas, donde pudimos alojarnos y donde nos atendieron de forma espléndida.
  Al día siguiente tuvimos la ocasión de visitar los lugares más sugerentes de la ciudad, empezando por el Monasterio de San Esteban, del convento de las Dominicas y de la Universidad de Salamanca. Por la tarde tuvimos una visita guiada por la Catedral Salmantina incluyendo un paseo por las torres, pudiendo hacer muchas fotografías de toda la ciudad.
  Por la noche, terminada la cena y acompañada de un helado, dimos una vuelta por la ciudad, que guarda un especial encanto con sus medievales monumentos y sus emblemáticos edificios renacentistas iluminados.
  El miércoles, tras desayunar y recoger nuestros equipajes,  nos dirigimos al convento de Duruelo, lugar en el que tuvimos un encuentro con la comunidad carmelita, en la que pudimos compartir un prolongado rato de coloquio en el locutorio. Al finalizar, celebramos la eucaristía y se nos hizo entrega de una cruz, regalo de las hermanas carmelitas como recuerdo y testimonio de San Juan de la Cruz, que por allí pasó.
  Tras la invitación a comer, y habiendo dado gracias, volvimos para nuestra ciudad mucho más descansados de como salimos y con la experiencia de unos días llenos de amor del Señor.