domingo, 8 de diciembre de 2013

Retiro mensual de Diciembre


Adoración al Santísimo durante el retiro
El sábado 7 de diciembre realizamos el habitual retiro de primer sábado de mes. Por segunda vez en este curso, los dirigió D. Arturo Otero, párroco de Nuestra Señora del Val (Alcalá).
  En la meditación de la mañana, D. Arturo reflexionó sobre una pregunta que todo cristiano debe hacerse: ¿Qué tal con mi Hijo? Con estas breves palabras se nos resume toda nuestra fe trinitaria: nuestra vida debe ser un inmenso agradecimiento al Padre por el amor que nos tiene, y la única manera de realizar sinceramente este agradecimiento es imitar y seguir a Jesucristo, tal y como nos lo inspira el Espíritu Santo. Con base en el pasaje de la resurrección del hijo de la viuda de Naín (Lc 7,11-17), en el que Jesús entra en la ciudad y un entierro sale de ella, D. Arturo nos invitaba a fortalecer el encuentro con Jesucristo, que siempre tiene la iniciativa; encuentro que da como fruto la resurrección y la vida nueva.
  El Padre Arturo nos propuso también tener en nuestra vida la actitud de “ser mendigos de Dios”, necesitar a Dios para vivir. Cuando obramos así, nos damos cuenta de que Dios también nos mendiga a nosotros, necesita nuestra amistad.

Momento de la bendición con el Santísimo
  Por la tarde, con el Santísimo expuesto en la custodia, D. Arturo –parafraseando a San Claudio de la Colombière– afirmó que “lo único que anima a seguir viviendo es la confianza en Dios”. Dios siempre está delante de nosotros con los brazos abiertos; lo único que debemos hacer es no oponerle resistencia. Y para conseguir esta actitud es fundamental recorrer el camino de la humildad, el único camino que lleva a la santidad.