sábado, 12 de abril de 2014

El sábado 12 de abril tuvimos el retiro mensual, que nos iba a predisponer para una mejor celebración de la Semana Santa. Para ello, vino a predicarnos el párroco de Campo Real, Don Álvaro Castro Castro. 

Celebración de la Eucaristía con Álvaro Castro

            Todo el retiro estuvo marcado por un importante carácter testimonial. Don Álvaro comenzó narrándonos el testimonio de su encuentro con Cristo y su conversión, pues él no se presentó como teólogo sino como testigo; y ciertamente que así es, porque a través de su historia personal nos fue llevando poco a poco al auténtico protagonista “que hace nuevas todas las cosas”: a Dios Nuestro Señor, que nos quiere siempre, con independencia de dónde nos encontremos y cómo nos sintamos.


Meditación de la tarde con el Santísimo expuesto

            Pero si hay que destacar dos claves de todo el retiro, serían estas dos: la paternidad y virginidad sacerdotal desde Jesucristo, por las cuales el discípulo participa de la misma posición y aprehensión de la realidad que tuvo Nuestro Señor.