sábado, 4 de octubre de 2014

Retiro de Octubre

  Tras los Ejercicios Espirituales y la semana de formación previa al inicio de las clases, el 4 de octubre tuvimos nuestro primer retiro mensual de este nuevo curso. Nos predicó en esta ocasión D. José Luis Loriente Pardillo, párroco de Villarejo de Salvanés.
  El tema de este retiro fue la espiritualidad de lo cotidiano.  Con textos sobre la vida oculta de Jesús, tanto de la Escritura como de algunos teólogos –como J. Corbon o K. Rahner–, meditamos sobre “cómo vivir debidamente la vida diaria, la muy vulgar vida diaria, que, bien llevada, con todas sus fatigas, es la mejor preparación para la Comunión”, en palabras del Papa Francisco.
  Pudimos sumergirnos en Jesús de Nazaret, en el Jesús oculto, en el Jesús en quien Charles de Foucauld encontró los pasos a seguir: el Jesús que calla, el Jesús pobre, el Jesús que trabaja. En este sentido, como dice Ratzinger, “la nueva alianza no se inicia en el Templo, ni en la montaña, sino en el humilde hogar de Nazaret, en la casa de un trabajador, en un lugar olvidado de la Galilea de los paganos, de donde nadie se esperaba que pudiera salir algo bueno”. Una vida diaria a la que nosotros hemos sido enviados, y en la que el Señor, con su ejemplo de Nazaret, nos invita a zambullirnos.

  En el centro del día, como es habitual los días de retiro, celebramos la Eucaristía y, tras la plática de la tarde, tuvimos un rato de oración con el Santísimo expuesto, finalizando con el rezo de Vísperas